Longina: la eterna seducción

longina 2
Panteón donde descansan juntos Corona y Longina

La leyenda necesaria

Dicen que desde  1988 cada  veintiséis de diciembre en la necrópolis de Caibarién ocurren cosas inusuales, que entrada la noche la silueta seductora de una bellísima mujer de piel de ébano, danza al compás de los rasguidos enamorados de una guitarra.

Cada año, ese día, se rompe el silencio acostumbrado en el campo santo y el olor de las flores de despedida, cual flor primaveral, se tornan esa noche en ramos de un día de enamorados.

A la manera de una santa diosa, danza ella durante toda la noche y en las sensuales líneas de su cuerpo hermoso las curvas que se admiran despiertan ilusión, mientras, el  juglar pareciera ofrendarle con notas de su lira, con fibras de su alma, su encanto juvenil.

Festejan su día, el día en que al fin se rompen las insinuaciones poéticas, las especulaciones de eruditos, historiadores, biógrafos y eróticos mal pensados, ya están juntos, juntos de verdad, quizás como algún día soñaron o, quizás como nos lo inventamos nosotros para crear en torno a una canción, la más hermosa de las historias de amor.

Cada  veintiséis de diciembre hay trova y danza durante toda la noche en la necrópolis local, pero como en los más hermosos de los cuentos de hadas, el sol aparece en el horizonte anunciando un nuevo día, la algarabía poco a poco desaparece, la guitarra, a manera de despedida, deja escapar los más bellos acordes, y  la musa, cansada de tanto ajetreo, se retira poco a poco con su andar señoril a su eterna morada, donde le esperaba ya el bardo… comienza entonces un nuevo año de eterna seducción.

                                                         La canción

(…) Por ese cuerpo orlado de belleza,

tus ojos soñadores y tu rostro angelical;

por esa boca de concha nacarada,

tu mirada imperiosa y tu andar señorial,

te comparo con una santa diosa,

Longina seductora cual flor primaveral;

ofrendando con notas de mi lira,

con fibras de mi alma, tu encanto juvenil.

Lo que dijo Longina

longinacopia“Yo sé que esto va a desilusionar a mucha gente. Porque la gente ve siempre detrás de una música o de una letra alguna pasión desatada. Y si Corona la sentía por mí, estoy segura de que no era desatada. Nunca me lo demostró. Además Longina-canción surgió de manera tan sencilla como existe y ha existido Longina-mujer”.

Apuntes necesarios

El 16 de septiembre de 1968 se da sepultura en la necrópolis de Caibarién a los restos de Manuel Corona.

El 26 de diciembre de 1988 se da sepultura en el cementerio de Caibarién, en la misma bóbeda donde se encontraban los restos de Corona, a los restos de Longina.

Vea también: Longina, la musa de Manuel Corona

    

José A. Zuloaga Martínez

José A. Zuloaga Martínez

Profesional con más de 30 años de experiencia en los medios, Periodista, Guionista y Director de Programas. Ha incursionado en la Radio, la TV y el Ciberperiodismo. Multipremiado en eventos del ICRT, la UPEC y otras instituciones cubanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Captcha loading...