Kcho lo trajo a Caibarién

Esa era mi escuela -dijo tímidamente a mis espaldas. El casi imperceptible chasquido  de mi cámara se tornó atronador al entrar en consonancia con su voz. Me volví de inmediato y descubrí la menuda figura de una niña que, nerviosa, se mordía las uñas mientras miraba con ojos como de sol de mediodía.

Estaba allí, en medio del camino de tierra que surca en dos la comunidad de Cambaíto, a escasos kilometros de Caibarién, de pie junto a la entrada de la escuela. La observé mientras ella contemplaba alelada un vinilo extendido sobre la cerca, una foto enorme de Fidel que los hombres de la Brigada “Martha Machado” habían colocado. Entonces le pregunté por qué miraba la foto. Los niños siempre tienen esas respuestas sencillas y profundas que te estrujan el alma y que nunca esperas.

La escena de la niña junto a la foto del Comandante no solo fue objeto de mi atención. Desde cierta distancia, un corpulento gigante con un casco de constructor entre sus manos de artista la observaba. Se acercó y acariciándole la cabeza le contó:

-Esta va a ser tu escuela, pero más bonita todavía. ¿Te gusta la foto? A ese hombre hay que quererlo mucho.

La niña nerviosa se sonrió.

–¿Por qué Fidel tiene una gorra con la Isla de la Juventud si él es de toda Cuba? -los niños y sus preguntas interesantes.

–Esa gorra es el símbolo de la Brigada. Mis compañeros y yo la creamos hace años cuando un ciclón dejó sin escuelas a muchos niños en la Isla de la Juventud, donde yo nací –hizo una pausa para observar a algunos vecinos que se habían reunido en torno a ellos. Yo se la regalé a Fidel y él siempre la usaba para hacer ejercicios. Un día me mandó esta foto y me dijo que la llevara conmigo a donde quiera que  fuera la Brigada. Ahí estaba mi escuela y aquí está la tuya, vamos a ponerla linda como quería Fidel.

El gigante se colocó su casco y, seguido de sus compañeros, tomó en sus manos de artista las herramientas de albañil. La niña se quedó sonriendo y observando la foto con un brillo de luz en la mirada. Los niños y sus respuestas elocuentes y profundas.

–Yo siempre quise que viniera –me había dicho antes cuando yo le pregunté– y ahora vino, Kcho lo trajo.

Tomado de Telecubanacán

Yudith Delgado

Yudith Delgado

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

2 comentarios sobre “Kcho lo trajo a Caibarién

  • Avatar
    el 23 octubre, 2017 a las 8:18 pm
    Permalink

    Es un honor ver este trabajo publicado en el sitio de la emisora de mi pueblo. Realmente fue maravilloso vivir y contar esta historia. Te Agradezco Yudith por la sorpresa de publicarla, realmente no pensé verla más allá de los marcos para el cual fue destinada, pero le felicito.
    Atte. El Autor

    Respuesta
    • Yudith Delgado
      el 24 octubre, 2017 a las 5:55 pm
      Permalink

      Gracias a ti Ricardo, es un placer publicar trabajos periodísticos como este que dejan ver los valores y la identidad de Caibarién. Gracias, además por seguir nuestro sitio. Un abrazo sincero.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...