Ahora, a tirar piedras sin mirar pa’lante


CAIBARIÉN, Villa Clara.–Un hormiguero en tiempos de temporal cargando comida hacia la cueva, eso es lo que simula el trasiego incesante de camiones por el pedraplén Caibarién–Cayo Santa María, con el propósito de restaurar en el menor plazo posible las serias averías causadas por el potente huracán Irma.

El ir y venir de los equipos no se detiene a pesar del peligroso trayecto, dañado en varias de sus partes, incluyendo algunos puentes que perdieron su aproche, es decir la parte que los une al vial; además de otras roturas, sobre todo en la parte izquierda del trayecto, por donde más batió el meteoro.

Apenas amanece y ya los hombres del contingente Campaña de Las Villas inician la dura faena, la cual no concluye hasta que desaparezca del horizonte el último rayo de luz. El sol es intenso, el calor agota y la polvareda levantada por los camiones al verter el rocoso al mar, nubla los ojos de los trabajadores y técnicos, más no hay el más mínimo atisbo de flojedad, si no mucha voluntad de restaurar los tramos dañados cuanto antes.

Entre los hombres, destaca Ilexy Hernández Figueroa, a quien todos llaman Tinguilla. Él es el buldocero encargado de regar todo el material vertido, y lo hace con una maestría tal que apenas hay que darle orientaciones. Su rostro transpira una alegría incapaz de hacer notar la desgracia que lo acompaña: el ciclón le llevó el techo y parte de su casa.

Mas, en cuanto fue llamado para esta tarea, vital para la rehabilitación de la infraestructura hotelera de la cayería norte de Vila Clara, le dijo a su esposa Caridad Jiménez «vieja, la casa puede esperar unos días, pero el pedraplén no, me voy a trabajar», y allí está, de sol a sol, como buen discípulo que es de Orlando Rodríguez, el fundador de ese colectivo, ya fallecido.

El trabajo es duro, pero aquí hay que echar el resto. Si no arreglamos esto, es imposible poder pasar hacia los hoteles; así que aquí lo que hay que hacer es tirar piedras sin mirar para alante como dijo un día Fidel, expresa Tinguilla.

Entre los camioneros, destaca por su juventud Osney Nápoles del Río, un chofer de apenas 25 años que también fue afectado por el ciclón, como casi todos los caibarienenses, y allí está dando rueda día y noche «porque de nosotros depende que se puedan hacer las otras cosas», dice el joven.

«Esto es bonito periodista, uno se siente útil. Yo nunca había participado en una labor tan responsable como esta. Cuando Cuéllar, el jefe del contingente habló con nosotros, yo le dije, “oye que no se hable más compadre, esto es una tarea para hombres, lo que hay que hacer es trabajar sin mirar para atrás las horas que sean necesarias”. Ponga ahí que aquí estaré hasta que la obra se termine, que la novia espere un poquito», y esboza una sonrisa pícara.

UN HOMENAJE A FIDEL

Alexander Cuéllar Sierrezuela es el jefe actual de la Empresa Constructora Militar Campaña de Las Villas, contingente encargado de construir el pedraplén Caibarién–Cayo Santa María en los años 90 del pasado siglo, una obra calificada por Fidel como increíble y admirable, la cual fue dirigida por el Héroe del Trabajo Orlando Rodríguez Pérez.

A Cuéllar le ha tocado la misión de encabezar a sus hombres en la difícil tarea de restaurar las heridas causadas en el camino de piedras que une a Caibarién con Cayo Santa María, una obra vital para el desarrollo y la economía del país.

Cuenta Alexander que apenas habían transcurrido unas horas del paso del ciclón y ya el domingo estaban volteando camiones de piedras y rocoso al mar. Para ello, han contado con unos 50 camiones que laboran del kilómetros cero hasta los lugares dañados, más otras fuerzas pertenecientes a la Empresa Constructora de Obras del Turismo ECOT, que trasiegan el material pedregoso en sentido contrario para avanzar lo más rápido posible.

«El espíritu de la gente es excelente. Aquí a ningún trabajador hay que decirle las cosas dos veces, la gente tiene mucho sentido de la responsabilidad. Todos saben que en nuestras manos está que se pueda entrar a los cayos a trabajar.

Nuestra intención es que el lunes logre darse paso hasta allá, luego vendrán otras tareas como arreglar los paseos, las escolleras dañadas, algunas sesiones de la vía que fueron cortadas y las barandas de protección destruidas, lo cual llevará un poco más de tiempo», señala el jefe del Campaña de Las Villas.

En cuanto a los principales daños causados por Irma al pedraplén, Pedro Julio González León, director del Centro Provincial de Vialidad en Villa Clara, dijo a Granma que la situación más compleja se presenta a la altura del puente 11 donde el ciclón se llevó los aproches de ambos lados, es decir unos 40 metros de la sección del vial a ambos lados del viaducto.

Señaló asimismo que resta evaluar el trayecto entre el puente 11 y el 12 que tiene la conductora de agua encima de la vía, lo que obliga a empatar primero para poder continuar el examen.

«Hasta ahora, por lo que hemos visto, existen diez puentes con problemas en el aproche, así como la escollera, el paseo, sesiones de la vía cortada y barandas de protección destruidas en varios tramos», reconoce el directivo, quien pondera el espíritu y la voluntad de rehabilitar la obra merecedora del Premio Internacional Puente de Alcántara en la VII Edición (1998-2000) lo antes posible, lo cual será también un tributo al hombre que soñó esta maravilla, Fidel Castro.

José A. Zuloaga Martínez

José A. Zuloaga Martínez

Profesional con más de 30 años de experiencia en los medios, Periodista, Guionista y Director de Programas. Ha incursionado en la Radio, la TV y el Ciberperiodismo. Multipremiado en eventos del ICRT, la UPEC y otras instituciones cubanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...