De periodista a paciente

Hace apenas unos días publiqué un reportaje que mi colega Raisa Guevara García hiciera sobre el Dr. Wilfredo Aramis Díaz García, cirujano general que labora en el Hospital de Caibarién. Escuchar su excepcional historia profesional me hizo admirarlo sin conocerlo…pero por cuestiones del destino…y de mi vesícula me convertí de periodista en paciente.

“Sencillamente el doctor Aramis” por Raisa Guevara García…una invitación a la escucha

Es el Dr. Aramis, de esas personas que cautivan, lo caracteriza un diálogo coloquial, sin distinción del interlocutor; una humildad marcada quizás por sus raíces familiares; una ternura desmedida con sus pacientes, y por encima de todo, una profesionalidad a prueba de los contratiempos del bregar diario de una profesión médica como la Cirugía.

Ahora, sin proponérmelo conozco al Dr. Aramis, ese galeno que madruga cada día en su natal municipio de Yagüajay, para estar bien temprano en la entrega de guardia, pasar visita a sus pacientes hospitalizados, interconsultar con otros especialistas y operar para curar a los enfermos y salvar vidas.

En pleno desempeño profesional en el salón de operaciones del Hospital de Caibarién

Anda y desanda, este especialista los pasillos del Hospital de Caibarién siempre sonriente y saluda a la auxiliar de limpieza, al portero, la enfermera, un paciente y a sus colegas. Le queda tiempo al Dr. Aramis para hablarme de su familia, de su esposa compañera de estudios y de profesión, de su hija estudiante, de sus sobrinos, y de las misiones internacionalistas cumplidas.

Lo descubro soñador eterno, lleno de espiritualidad, mucha humanidad, quizás porque ha visto de cerca el rostro de la muerte, y en más de una ocasión la ha vencido. Así el Dr. Aramis, ese que aglutina a su alrededor al personal de cirugía, así se marcha cada día a su casa agotado pero satisfecho de dar vida y amor a los más necesitados, sus pacientes.

Acompañado por otra gloria de la medicina en Caibarién el Dr. Jorge Martínez Camacho

Gracias, a un molesto cólico vesicular conocí al Dr. Wilfredo Aramis Díaz García, y me convertí en su paciente. Ahora como periodista, e inspirada en este galeno me permito recordar las palabras del Comandante en Jefe, Fidel Castro, a propósito de la constitución del Contingente Internacional Henry Reeve en el 2005:

“Graduarse de médico es abrir las puertas de un largo camino que conduce a la más noble actividad que un ser humano puede hacer por los demás”.

Imágenes: Ernesto Hernández Palencia/ ernesto@cmhs.icrt.cu

Yudith Delgado

Yudith Delgado

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...