El niño Torna: Siempre junto a Martí y Fidel

Si nombramos a Antonio Florencio Torna Córdova, pocas personas sabrán de quién se habla, mejor decir “el niño Torna”, y de inmediato saltará a la mente de sus coterráneos una historia de vida muy ligada a la Revolución y al Partido.

El niño Torna, recién cumplió 81 años de edad, pero su lucidez fascina a cualquier interlocutor. Con modestia infinita se revela fundador y combatiente del Movimiento 26 de Julio en Caibarién, al que ingresó cuando era estudiante del colegio Chapañach.

A partir de ese momento perteneció a una célula estudiantil y cumplió innumerables tareas dadas por la dirección de este movimiento revolucionario. En el 1959, al triunfo de la Revolución ingresa a las filas del Partido Socialista Popular (PSP), en esta ocasión convocado por Jorge Cubiles y Ángel Roque, máximos dirigentes partidistas de esa época en Caibarién.

El niño Torna iniciaba así su historia como militante partidista. Su primera tarea fue crear la Cooperativa de Carboneros de Caibarién. Para la constitución de esta nueva forma productiva, recuerda con orgullo el apoyo recibido por los Comandantes Camilo Cienfuegos y Félix Torres.

Para el año 1960, era Segundo secretario del partido en el municipio, y una nueva tarea llegó a su vida, esta vez debía organizar los Comités de Defensa de Revolución (CDR) en la localidad, y al cumplirla se convirtió en el primer coordinador de los CDR en Caibarién.

El niño Torna, era el director de la Cooperativa de Carboneros, Segundo secretario municipal del Partido, y coordinador de los CDR, cuando como militante de las ORI (Organizaciones Revolucionarias Integradas) organizó la Campaña de Alfabetización, una responsabilidad que llega a su vida por su condición de bachiller, para ese entonces ese era un alto nivel de escolaridad.

Cursaba el año 1965 cuando se funda el Partido Comunista de Cuba (PCC), y el niño Torna pasa a las filas de la organización política que agrupa a la vanguardia de los revolucionarios cubanos, un Partido Martiano y marxista-leninista, que constituye la fuerza dirigente superior de la Sociedad y el Estado.

El caibarienense Antonio Florencio Torna Córdova posee el diploma del Comité Central del PCC que acredita su condición de militante fundador. A este reconociendo se suman un sin número de distinciones otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, otras instituciones y organizaciones.

Su vida como revolucionario está signada por múltiples funciones de trabajo, este caibarienense se desempeñó como Delegado interventor de los aserríos en la provincia de Las Villas, Administrador del Aserrío de la región de Caibarién, más tarde pasó a ser director provincial.Fue administrador de la Fábrica de Bicicletas, de Coche y Carahatas y de la Forestal.

Una vez electo delegado del Poder Popular (condición que cumplió durante 15 años) pasó ser Jefe del Departamento de la Dependencia Interna del gobierno local; y se jubiló como Jefe de Almacén del Contingente Campaña de Las Villas, después de 17 años de labor intachable.

Ahora octogenario, dispuesto a contar y enseñar su historia de vida a los más jóvenes, este caibarienense asegura que el Partido es lo mas limpio y transparente que ha existido en Cuba, es el cimiento sobre el que se apoya la Revolución Cubana, Está convencido que Fidel, enseñó a los cubanos a seguir el ideario de José Martí y ahora le corresponde a las nuevas generaciones seguir el ideario de Fidel.

Antonio Florencio Torna Córdova, ya jubilado milita junto a su esposa Juana Canto Delgado en un núcleo zonal del PCC. En la puerta de su casa se mantiene desde hace 55 años una placa en la que puede leerse: Presidente del CDR.  Así se crece ante los achaques propios de su avanzada edad para cumplir cada tarea del Partido, es que el niño Torna, siempre caminará junto a Martí y Fidel.

Imágenes tomadas de Archivos CMHS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...